Piercing genitales

Ya hemos hablado de los tatuajes en los genitales, ahora le toca al tema piercing.

Es bastante común que las personas se coloquen piercing en los genitales, el motivo casi siempre es el mismo: explorar nuevas fuentes de placer. Hay también parejas que se colocan piercing que hacen juego.

El tema es elegir bien al profesional perforador que va a colcarte este piercing, si bien es cierto que no cualquiera puede colocar uno, menos aún si estamos hablando de una zona erógena como esta, donde existen muchas terminales nerviosas y que, además en el caso de los hombres, cambia de tamaño y el piercing debe estar pensado tomando en cuenta esto.

Muchos perforadores recomiendan, para el caso de piercing genital masculino, la utilización de piercing de teflón y no de titanio o acero, ya que al ser flexible se acomoda mejor a los cambios de tamaño.

Otro recurso es colocar un piercing grande y luego cortarlo a la medida que se necesite, de acuerdo al tamaño final del genital masculino.

Otro tema es el dolor: aseguran que no es mayor que cualquier otro piercing si está bien colocado.

Algo a tener en cuenta también es el tamaño del piercing, y nos estamos refiriendo al tamaño adecuado de la perforación y la barra, que, aconsejan, no debe ser menor a 1,6 mm ya que uno de menor diámetro puede terminar cortando la piel.

Otro tema importante es el cuidado y la cicatrización: un buen profesional sabe aconsejarte bien. Algunas recomendaciones de expertos son las siguientes:

  • Sólo limpiar 2 veces al día
  • Nunca tocar con las manos sucias
  • No aplicar cosméticos femeninos o masculinos encima del piercing
  • No secar con toalla durante el primer mes
  • Mejor no mantengas relaciones sexuales sin preservativo en las perforaciones genitales.
  • No utilizar espermicidas durante el primer mes.
  • No utilizar jabones con perfume.
  • Utilizar jabón neutro para higienizarse.
  • Nunca sacar la pieza para limpiar
  • Nunca poner iodo
  • Nunca poner clorhexidrina
  • Nunca poner alcohol ni agua oxigenada
  • Nunca aplicar pomadas antibióticas sin orden facultativa
  • Limpiar con agua y jabón antiséptico líquido o en pastilla
  • Pulverizar agua salina en spray (no suero fisiológico) – como la que se utiliza para la higiene nasal, de venta en farmacias y parafarmacias
  • En caso de molestias el primer o segundo día, se puede aplicar tópicamente pomada antiinflamatoria alrededor de la perforación SIN TOCAR LA HERIDA (pregunta a quien te puso el piercing o acude al farmacéutico)
  • No utilizar cicatrizantes naturales, del tipo de vegetales, orégano, ajo, ni hiervas medicinales.

Comentarios

Scroll To Top