Todo el mundo tatuado

Como si de un gran lienzo humano estuviéramos hablando, vemos espaldas tatuadas portando obras de arte corporales de por vida, por la calle, aportando una cuota de arte a la vida cotidiana y endulzando la mente de probables posibilidades de que el arte y el buen gusto comiencen a regir nuestras vidas inundadas de vanalidad, publicidades y chatura.

No es mucho pedir que los grandes tatuajes sean realizados por artistas… sería el comienzo de un mundo de cuerpos embellecidos y personalizados, contraponiéndose así, una cultura de las modificaciones corporales, a la chatura organizada, gris y obtusa que masifica y aplasta las ideas y la evolución.

Quizás llegue el día en que lo común será ver cuerpos con tatuajes. Tatuajes de todo tipo: tribales, de naturaleza, enredaderas, calaveras y pájaros… tatuajes de colores, tatuajes negros, azules y verdes, tatuajes de marineros, de presidiarios, tatuajes de artistas…

Todo el mundo tatuado.

Tatuajes en todas las profesiones y ámbitos, cuerpos perforados, escarificados, luciendo piercing, branding y expansiones de todo tipo y color. Incorporando complementos originales nacidos de la costumbre de personalizar y modificar el cuerpo.

Entonces sería el momento glorioso y original de los cuerpos en blanco, de los lienzos virginales, espaldas vacías, pieles naturales, sin tatuajes y sin perforaciones.

Señas particulares: ninguna.

Un nuevo tipo de cultura extrema.

Comentarios

Scroll To Top