Por qué se puede infectar un tatuaje

infeccion

Los tatuajes pueden infectarse produciendo dolor, ardor, supuración y sangrado. Aunque esto no es habitual, puede ocurrir y debemos estar atentos antes de hacernos un tattoo.

Las causas que pueden producir una infección pueden ser varias. Algunas tendrán que ver con la irresponsabilidad del tatuador, mientras que otras serán exclusiva responsabilidad de la persona que se realizó el tatuaje.

Las infecciones se producen por contacto con un foco de infección durante la realización o posteriormente, por un mal cuidado durante el cicatrizado. Las primeras pueden ocurrir si el tatuador no toma los recaudos necesarios durante la sesión.

Aunque esterilice los instrumentos o utilice agujas descartables, las manos y otros instrumentos también pueden ser fuente de contagio. Los virus y bacterias se pueden transmitir por contacto, es por eso que se deben utilizar guantes descartables y limpiar con cuidado todos los instrumentos al finalizar la sesión de tatuado.

Pero las infecciones también pueden producirse por no seguir las indicaciones del tatuador. El tatuaje recién hecho es muy sensible y requiere cuidados especiales.

Durante los primeros días se deberá aplicar una crema antibiótica, evitar el roce con prendas de vestir, cubrirlo suavemente si se está en un lugar sucio o al aire libre. El polvo y el sol pueden irritar la piel y producir serias infecciones.

Antes de tocar el tatuaje debemos lavarnos las manos con agua y jabón. Asimismo, es fundamental no utilizar jabón o loción perfumados, ya que el alcohol de estos productos pueden dañar la piel.

También es necesario evitar el agua de mar o la piscina. En ambos casos, el agua puede servir de vehículo de virus y bacterias que pueden penetrar en la zona sin cicatrizar y provocar problemas.

La higiene es fundamental durante el proceso de tatuado y los primeros quince días después de realizado.

Comentarios

Scroll To Top