Expansores

Los expansores son utilizados desde tiempos inmemoriales y se han vuelto a poner de moda, en esto de la modificación corporal no hay límites… es que la piel se estira, se estira, se estira… muuuuuchoooooo!!!!!

Tampoco parece haber límites en la elección del lugar donde colocarse los expansores: orejas, orificios nasales, labios, genitales… todo puede ser estirado, parece, de a poquito y con paciencia.

Este es el sistema: te realizan un orificio y colocan un, muy pequeño, expansor, cuando la piel ya se estiró colocan uno mayor, y así sucesivamente hasta que digas basta.

La combinación de expansores, piercing y tatuajes es algo común y, de hecho, lo que nos muestra la imagen, que presenta expansores del lóbulo de las orejas, de los lados de la nariz y tres en el mentón.

Los hay de maderas duras, caña, metal, etc.

Pero la piel no es lo único susceptible a ser comprimido y estirado, recordemos a las mujeres jirafa del África que extienden sus cuellos con aros de metal hasta llegar a necesitar de los aros para seguir con vida, dado el estiramiento extremo de la columna vertebral…  y aquellas frágiles mujeres encorsetadas que ceñían sus cinturas en el S XVII, frágiles por su estrecha capacidad pulmonar!

Al menos la moda actual es tan sólo estética y no afecta la salud.

Elige tu expansor final con tiempo, es todo un proceso.

Comentarios

Scroll To Top